Guía para viajar a la isla de Cabrera

Mallorca es, con sus 3640 kilómetros cuadrado la mayor isla del archipiélago de las Baleares (y de España). En su interior y a lo largo de sus costas encontramos una gran diversidad de paisajes y de ambientes en los que descubriremos que existen muchos mundos en una misma isla.

Mallorca presume del ambiente divertido y cosmopolita de Ibiza tiene en su interior la tranquilidad que ha hecho famosa a su vecina isla de Menorca,  y pequeñas calas que pueden recordar a la bella Formentera. Pero son muchos más los encantos que esconde la mayor de las Islas Baleares.

La isla de Mallorca, vista desde el cielo

Existen muchos otros encantos que Mallorca ofrece que no poseen el resto de sus ‘hermanas pequeñas’ de las Baleares. Palma de Mallorca es una gran ciudad, con un centro histórico por el que merece la pena dejarse perder y callejear para conocer su historia.

No conviene olvidar la Serra de Tramuntana (Sierra de Tramontana), con picos que se aproximan a los 1.500 metros de altura y que forman un paisaje montañoso de gran belleza. Esta cordillera está declarada Patrimonio de la Humanidad desde el año 2011. Merece la pena dejarse perder por sus pueblos como Valldemossa, Deià o Sòller y descubrir la Mallorca interior.

Mención aparte para la capital de la isla. Palma de Mallorca (o simplemente Palma, o Ciutat como la conocen los mallorquines) conserva historia, buen ambiente y todo lo que una ciudad abierta al mar puede ofrecer: playas, paseos y puestas de sol. No te pierdas nuestra guía de Palma de Mallorca en un día.

sa foradada
Sa Foradada, en el norte de Mallorca

Esperamos que disfrutes de Mallorca tanto como nosotros.